EDITORIAL

NO PASA NADA… PERO SI PASA

Los hechos ocurridos durante este fin de semana: un herido de bala en una comunidad y un “levantado” en plena luz del día a quien posteriormente asesinaron a modo de ejecución, deberían poner la alerta sobre lo que realmente sucede en nuestro municipio, pero sobre todo, se contradice la versión oficial de que aquí no pasa nada.

Este homicidio aparece en la primera página del periódico oficial y sin recato alguno, lo mismo que en una edición anterior donde aparecía la foto del cuerpo de una persona en descomposición, así como así, el chiste es vender, ya sea utilizando información clasificada de la policía o con imágenes atroces y desgarradoras, la decencia y la cordura no caben cuando se trata de rescatar la empresa de nuestro flamante presidente.

Ya no le importa a Mauro la percepción de la ciudadanía con respecto a la inseguridad que se vive en nuestro municipio, al fin y al cabo a los representantes ciudadanos les “doró la píldora” y los mando a sus casas pensando que los había escuchado y que iba a tomar cartas en el asunto, pero la realidad es que el presidente no escucha a nadie, eso lo dicen todos, desde su secretario particular hasta sus cómplices políticos que lo lanzaron al estrellato desde el consejo consultivo.

Mauro parece estar dispuesto a sacrificarlo todo con tal de respaldar a sus subalternos incluso a los que no han dado buenos resultados, ¿y por qué no?, también a los que entregan malas cuentas en la percepción ciudadana; para el presidente nada es suficiente, ni el problema de la inseguridad, ni la venta descontrolada de alcohol, ni el fuerte problema de basura, ni la falta de obra; nada ha sido suficiente para provocar un cambio que pueda por lo menos indicar que se busca hacer las cosas de una manera diferente, ya no digamos solucionar los problemas.

Y es que Mauro piensa que no se equivocó y que nunca se equivoca, pero las pruebas están ahí, la percepción de la ciudadanía no le favorece en lo absoluto, se comenta en todas partes, en plazas, mercados, en las calles, incluso en las comunidades más alejadas de nuestro enorme municipio; el consenso generalizado es que: nos salió “vano” el presidente, lo acabó de escuchar con esas palabras en Laguna de Guadalupe.

Pero Mauro sigue reunión tras reunión con sus altos funcionarios diciendo que los va a respaldar hasta el último día de la administración, porque según él, la culpa de todo es de un par de personas que pretenden desestabilizar al municipio sin aportar nada; ante estas declaraciones no sé si reír o llorar.

San Felipe de no pasa nada, San Felipe de no cambia nada, y lo poco que cambia lo hace para mal; algunos comparan a nuestro presidente con el presidente de nuestro vecino país del norte, eso ya lo habíamos comentado en una edición anterior; pero esta comparación va más allá de las bromas desde mi muy particular punto de vista, basta decir que ambos piensan que solo ellos tienen la razón y que nadie más siquiera se acerca remotamente a entender su gran sabiduría.

¡Despierte señor presidente! se le acaba el tiempo, o siga como va hasta convertir su administración en la peor que ha visto nuestra amada tierra, por lo menos en la percepción de la ciudadanía.